Organización

Primera etapa del método Kondo: la ropa

Coucou les filles!

Como les dije en un artículo anterior, empecé una reorganización de mi casa. Les dije que iba a tratar de seguir los principios del método de organización de Marie Kondo. El primer paso del método de Marie Kondo es clasificar la ropa. Según este método, hay que preguntarse qué ropa nos da alegría en lugar de preguntar qué ropa se quiere dar.

Fácil …

Cuando empecé a clasificar la ropa pensé “eso va a ser fácil, porque sé lo que me gusta y qué me puse a menudo”. Confiada, saqué mi ropa fuera del armario y la cómoda y puse toda la ropa que tenía, incluso la de hacer deporte, encima de la cama.

Toda mi ropa

Al principio era muy fácil elegir la ropa en buen estado que me procuraba alegría. Una vez seleccionado este tipo de ropa, pasé a un tipo más difícil ya que tenía ropa que me gustaba, pero que debe ser planchada (odio planchar), que me gustaba pero que tenía unos pequeños agujeros hechos por pantalones  y otras que no sabía si me gustaba o no. Para la última categoría fue bastante fácil porque si yo no sabía si me gustaba o no eso quería decir que las prendas no iban a ser mi primera opción en el momento de vestirme. Así que decidí donarlas. En cuanto a la ropa que necesita planchado, algunas prendas las conservé puesto que estaba dispuesta a plancharlas para ponérmelas y otras las doné. ¿La razón? Me di cuenta que no estaba dispuesta a pasar tiempo planchándolas. En el caso de la ropa que tenía agujeros, si realmente estaban muy dañadas las saqué. Solo conservé las que tienen pequeños agujeros que se pueden reparar sin que se vea mucho.

Resumen de la clasificación

Finalmente saqué una bolsa de 50 L y 30 L de ropa que llevé al Socorro Católico. Estaba un poco decepcionada con la cantidad de ropa que doné. Me esperaba a más. El año pasado durante mi limpieza de primavera ya había dado un montón de ropa, por lo que la clasificación ya estaba hecha en gran parte.

En el armario y la cómoda, gané espacio. Vacié dos cajones y ahora mi ropa cabe toda en la misma cómoda y armario, lo cual no era el caso antes. Además, las prendas no están apretadas, lo que me facilita las cosas al vestirme.

Ropa después de sacar lo que no me daba alegría

Lo que pienso del método Kondo en cuanto a este primer paso

Me parece que el método es un poco perturbador cuando toda tu vida has pensado en lo que querías dar más que en lo que se querías conservar. Una vez uno se adapta a esa manera de pensar, es bastante fácil. La dificultad que representan los objetos que han sido ofrecidos por alguien que aprecias pero no que no te dan alegría, se puede superar fácilmente con este método. El objeto ya ha cumplido su función simplemente por el hecho de haber sido ofrecido. Alguien pensó en ti y quería complacerte al ofrecerte algo. Por consiguiente, el objeto ya cumplió su función.

Si les ha gustado este artículo, por favor compártanlo con sus amigos en las redes sociales. También pueden darle Like o comentarlo en sección situada en la parte inferior de la página.

Hasta la próxima,

Deja un comentario